Agresión contra un prestador de servicios médicos

Agresión contra un prestador de servicios médicos

Agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia

¿Qué tiene que probar el fiscal en un caso de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia?

Conforme al Estatuto de la Florida § 784.07, el delito de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia, ocurre cuando una persona:

  1. En realidad e intencionalmente tocó o golpeó la víctima contra la voluntad de la víctima; o intencionalmente le ocasiona lesión corporal a la víctima.
  2. La víctima era un prestador de servicios médicos de urgencia;
  3. El acusado sabía que la víctima era un prestador de servicios médicos de urgencia;
  4. En el momento de la agresión, la víctima desempeñaba lícitamente sus deberes.

¿Quién califica de prestador de servicios médicos de urgencia?

El Estatuto de la Florida § 784.07(1)(a) declara, en su parte pertinente, que un “prestador de servicios médicos de urgencia” significa el conductor de una ambulancia, técnico médico de urgencia, paramédico, enfermero(a) titulado(a), doctor, director médico o cualquier persona autorizada por un servicio médico de urgencia que está desempeñando sus deberes como tal. La expresión “prestador de servicios médicos de urgencia” además incluye doctores, empleados, agentes o voluntarios de hospitales como se define en el Capítulo 395, que están empleados, bajo contrato o de alguna otra forma autorizados por el hospital a desempeñar deberes directamente enlazados con la atención y tratamiento brindado por el departamento de urgencia del hospital o la seguridad del mismo.

¿Cuáles son las penas máximas en un caso de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia?

En la Florida, agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia es un delito menor de primer grado punible por un máximo de:

  1. Un año de presidio
  2. Una multa de $5,000.00
  3. 5 años de libertad a prueba o probatoria
  4. Una adjudicación obligatoria de culpabilidad

Posibles defensas a un cargo de agresión contra  un prestador de servicios médicos de urgencia:

  1. La ley de no ceder terreno/mantenerse firme

Bajo la Ley de no ceder terreno de la Florida una persona está justificada en amenazar con usar fuerza en contra de otro si esta persona cree razonablemente que dicha conducta es necesaria para defenderse del uso inminente de fuerza ilícita de otra persona. Una persona puede también usar fuerza para proteger propiedad.

La persona a quien se le acusa de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia tiene que probar, por el peso mayor de las pruebas, que sus acciones fueron justificadas.

Para ilustrar, imagínese un accidente menor de tránsito y que el paramédico llega al lugar para dar tratamiento a los conductores involucrados. Imagínese también que uno de los conductores rehúsa el tratamiento y que el paramédico se hace insistente, descortés y abusivo – intentando agarrar forzosamente al conductor. En reacción, el conductor empuja al paramédico y lo ordena a que retroceda.

Si durante su investigación la policía determinara que las acciones del conductor fueron justificadas y que aplicaba la Ley de no ceder terreno de la Florida, ellos no arrestarían siquiera al conductor.

Si la policía efectivamente arrestara al conductor, la Ley de no ceder terreno de la Florida puede aplicar aún. El abogado del conductor podría solicitar una audiencia ante el juez ante quien testificaría el conductor para recontarle al juez su versión de lo que ocurrió. Si el juez fuera a determinar que la Ley de no ceder terreno de la Florida aplicara, el juez podría desestimar el caso en contra del conductor.

  1. La defensa propia

Aún si un juez fuera a determinar que no había suficientes pruebas para desestimar el caso bajo la Ley de no ceder terreno de la Florida, una persona acusada de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia puede afirmar que actuó en defensa propia.

Una de las diferencias entre la Ley de no ceder terreno de la Florida y la de defensa propia es el peso de la prueba. Bajo la Ley de no ceder terreno de la Florida, el acusado tiene el peso de comprobar por el peso mayor de las pruebas, que estuvo justificado en proferir amenazas o usar fuerza. Sin embargo, para defensa propia, el Estado tiene el peso de probar fuera de toda duda razonable que el acusado no estaba justificado en su uso de amenazas o fuerza.

Si un jurado, o el juez en el caso de un juicio por el juez, fuera a determinar que cabía duda razonable en cuanto a si la persona estuvo o no justificada en acometer contra un prestador de servicios médicos de urgencia para protegerse, el jurado o el juez podría determinar que la persona no es culpable.

  1. La víctima no se encontraba en el ejercicio lícito de sus deberes

Para que el Estado levante un cargo de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia, la víctima tiene que haber ejercido lícitamente sus deberes en el momento de la agresión.

Por ejemplo, imagínese que un paramédico llega al hospital para trabajar y el paramédico y persona B empiezan a discutir por un espacio de estacionamiento. Imagínese además que la persona B le da un puño al paramédico.

Debido a que en el momento de la agresión el paramédico no estaba lícitamente ejerciendo sus deberes, a la persona B no se le puede condenar de agresión contra un prestador de servicios de urgencia. Sin embargo, es posible que a la persona B se le pueda condenar de sencillamente un agresión.

  1. El Estado tiene que probar que la víctima era un prestador de servicios médicos de urgencia

En el caso de Spurgeon v. State, 114 So.3d 1042 (Fla. 5th DCA 2013), al acusado se le levantaron cargos de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia por escupirle la cara a un agente de seguridad del hospital. En el juicio, el Estado estuvo obligado a probar que el hospital donde tuvo lugar el incidente encaja con la definición  jurídica de un hospital como se dispone en el Capítulo 395 de los Estatutos de la Florida. Debido a que en el juicio el Estado no probó que el hospital encajaba con esta definición jurídica precisa, el juez anuló la condena del acusado.

¿Busca usted el mejor abogado de agresión contra un prestador de servicios médicos de urgencia en Tampa, la Florida? Contacte al abogado David C. Hardy.

El abogado David C. Hardy fue procurador procesador de casos de Agresión que ahora representa a personas acusadas de Agresión. Está certificado por el Colegio de Abogados de la Florida y el Colegio Nacional de Abogados Defensores Procesales como perito en derecho procesal penal. Como procurador y como defensor, tiene experiencia extensiva en el manejo de todo tipo de casos de Agresión.  Si usted o un ser querido ha sido arrestado por Agresión en los Condados de Hillsborough, Pinellas o Pasco, la Florida, el abogado David C. Hardy tiene el conocimiento, las destrezas y la experiencia para orientarlo a través de este proceso y de obtener los mejores resultados posibles.