La batería, La batería felonía, La batería agravada

Para probar el delito de la batería, el fiscal tiene que probar que el acusado intencionalmente tocó o golpeó a la víctima contra su voluntad, o que el acusado intencionalmente causó lesiones corporales a la víctima. Una batería es un delito menor, con un castigo máximo de 364 días en la cárcel del condado.

Para probar el delito de la batería felonía, el fiscal tiene que probar que el acusado intencionalmente tocó o golpeó a la víctima contra su voluntad, y que la víctima sufrió gran daño corporal, incapacidad permanente, o desfiguración permanente. También, el fiscal puede acusar a una persona de una batería felonía si la persona comete una batería, y tiene una condena anterior para una batería. Una batería felonía es un delito mayor del tercer grado, con un castigo máximo de 5 años en la prisión estatal de La Florida.

Para probar el delito de la batería agravada, el fiscal tiene que probar que el acusado intencionalmente tocó o golpeó a la víctima contra su voluntad, y que el acusado intencionalmente causó la víctima gran daño corporal, incapacidad permanente, o desfiguración permanente. Una batería agravada también ocurre si el acusado usó un arma mortal, o si la batería se haya cometido en una mujer embarazada y el acusado sabía que estaba embarazada en ese momento. Una batería agravada es un delito mayor del segundo o primer grado, con un castigo máximo de 15 años o 30 años en la prisión estatal de La Florida.

Es importante destacar que si el fiscal alega que el acusado utilizó un arma mortal
y la víctima sufrió gran daño corporal, Una batería agravada se convierte en delito mayor de primer grado, con un castigo máximo de 30 años en la prisión estatal de La Florida.

Hay una serie de defensas a los crímenes de la batería. A veces los testigos y las víctimas son parciales y no dicen la verdad; un buen abogado puede enseñarle al jurado que tales personas no son confiables. También, a veces las personas acusadas de la batería han actuado en defensa propia. En Florida, una persona no tiene que retirar de una amenaza y puede usar fuerza para protegerse en un lugar que él o ella tiene derecho estar.

El abogado David C. Hardy ha manejado miles de casos de baterías. Es ex fiscal y es certificado por el colegio de abogados de Florida como un experto en el derecho procesal penal. Entre más de los 86,000 abogados de Florida, menos de la mitad de 1% son certificados por el colegio de abogados en el derecho procesal penal.

Póngase al contacto con The Hardy Law Firm, P.A., para una consulta con el abogado David C. Hardy y hablar en más detalle sin cobro acerca de su caso.