Manejar con la licencia suspendida

Manejar con la licencia suspendida

Abogado de Tampa especializado en manejar con la licencia suspendida

Manejar con la licencia suspendida, revocada o cancelada

En la Florida, para condenar a un acusado de manejar con la licencia suspendida, revocada, o cancelada, el fiscal tiene que probar:

  1. El acusado manejaba el vehículo motorizado en una carretera de este estado.
  2. En ese momento, el privilegio de manejar con licencia de esta persona estaba suspendido, revocado o cancelado.
  3. En el momento el acusado manejaba un vehículo motorizado en una carretera de este estado, el acusado (o la acusada) sabía que su licencia o privilegio de manejar estaba suspendida, revocada o cancelada.

Pena máxima por manejar con la licencia suspendida en la Florida

La primera condena por manejar con la licencia suspendida es un delito menor de segundo grado punible por un máximo de:

60 días de cárcel

6 meses de libertad a prueba o probatoria

$500 de multa

La segunda condena por manejar con la licencia suspendida es un delito menor de segundo grado punible por un máximo de:

Un año de cárcel

$1,000 de multa

12 meses de libertad a prueba o probatoria

Con la tercera o subsiguiente condena por manejar con la licencia suspendida se complican las cosas.

Si el acusado no tiene condenas anteriores para un delito mayor forzoso (delitos que envuelven el uso o la amenaza de usar fuerza física) y la licencia del acusado es suspendida por ciertas razones (por ejemplo, no pagar manutención de menores, no pagar el seguro de carro, no pagar boletos/multas de tránsito, no pagar costes del tribunal, no cumplir con la asistencia escolar de menores) entonces una tercera o subsiguiente condena  por manejar con la licencia suspendida es un delito menor de primer grado.

De otra forma, una tercera o subsiguiente condena por manejar con la licencia suspendida es un delito grave de tercer grado punible por:

  1. Cinco años de presidio
  2. Una multa de $5,000.00
  3. 5 años de libertad a prueba o probatoria

Posibles defensas a un cargo en la Florida de conducir con la licencia suspendida, cancelada o revocada

El mandar a parar/hacer orillar su vehículo fue ilícito

Cuando un agente del orden público lo hace orillar a usted ilícitamente, toda prueba que obtuvo el oficial como resultado de haberlo orillado no será admisible en un tribunal.

Por ejemplo, suponga que un oficial hace orillar un vehículo de pasajeros debido a que está rota una de las tres luces del freno, y mientras lo tienen parado el oficial descubre que usted tiene la licencia suspendida. Debido a que las leyes de la Florida solo requieren que los vehículos de pasajeros tengan dos luces en condiciones, lo hicieron orillar ilícitamente. Debido a que el oficial descubrió que el chofer conducía con una licencia suspendida cuando lo pararon ilícitamente, un abogado puede presentar una petición para eliminar la prueba y se podría desestimar el caso.

Atacar los antecedentes

A las personas acusadas de un delito mayor de manejar con la licencia suspendida, cancelada o revocada debido a que es su tercer delito podrían obtener de nuevo su licencia al atacar los delitos subyacentes que ocasionaron la suspensión. Esto ocurre frecuentemente cuando una persona se declaró anteriormente culpable de manejar con la licencia suspendida, cancelada o revocada sin el beneficio de ser representado por un abogado.

Falta de conocimiento

Para condenar a alguien de manejar con la licencia suspendida, cancelada o revocada, el fiscal tiene que probar fuera de toda duda razonable que en el momento el acusado manejaba, éste sabía que estaba suspendida, revocada o cancelada su licencia. Dependiendo de los hechos de su caso, ésta podría ser una defensa.

Si usted ha sido acusado de manejar con la licencia suspendida en los condados de Hillsborough, Pinellas, y Pasco, contáctese con el licenciado David C. Hardy.

El abogado David C. Hardy es ex fiscal y está certificado por el Colegio de Abogados de la Florida como especialista en litigaciones de derecho penal. De los más de 86,000 abogados de la Florida, menos de 1% están certificados en litigaciones de derecho penal. El licenciado Hardy asimismo está certificado a nivel nacional en litigaciones de derecho penal por el Consejo Nacional de Abogados Litigantes de Estados Unidos.